Es muy común que como propietario de una pequeña empresa se te presenten imprevistos que te coloquen en la disyuntiva de solicitar o no un préstamo personal para mejorarla o bien contratar un crédito bancario.

Ambos tienen sus ventajas y desventajas para tu administración financiera, por lo que debes de considerar varios factores antes de tomar una decisión. Entre ellos están las condiciones del préstamo y, por supuesto, el plazo de pago.

Decisión según necesidades

Todos los expertos consideran que, para cualquier propietario, es más saludable separar las finanzas personales de las de su empresa, a fin de no poner en riesgo los ahorros ni el patrimonio del emprendedor.

Las necesidades de tu negocio son clave para que tomes esta decisión. Por supuesto que, si hay urgencia o una excelente oportunidad en el mercado, lo mejor es acceder a un préstamo personal, pero siempre habrá riesgos que te pueden afectar.

Ahora bien, si recurres a un préstamo empresarial, el banco puede considerar que la razón de tu empresa es hacer dinero y puede ofrecerte ciertas facilidades que un préstamo personal no incluye.

 

Analiza antes de endeudarte

Las dos opciones tienen sus pros y contras. Aquí te presentamos los factores que pueden influir en tu decisión:

  • Préstamo Personal

Urgencia de tiempo. Sin duda que el préstamo personal es la mejor salida en cuando a la inmediatez de la disposición del dinero, podrían entregártelo en un día. Si el problema es la velocidad, entonces este te conviene. Pero ojo: si no existe una separación entre el dinero personal y el empresarial, entonces sí habrá problemas serios.

La desventaja de este préstamo personal es que el plazo de pago no es tan rígido como ocurre en uno empresarial y la tasa de interés que te imponga el banco no siempre es la más conveniente.

  • Préstamo bancario

El tiempo sí es factor. Un préstamo empresarial necesariamente sigue un proceso y no tiene la inmediatez de uno personal. Es decir, este tipo de préstamo conlleva la solicitud, la entrega de un plan de negocios y de información financiera.

Después viene la revisión de documentos, la potencial aprobación y, finalmente, la entrega del recurso, algo que puede llevarse hasta un mes.

Un banco siempre ofrecerá paquetes de crédito que se ajusten a las necesidades de tu negocio, que incluyen plazos de pago, tasas de interés ajustadas a tus finanzas y protecciones legales. Además, un banco puede apoyarte en el préstamo empresarial si tienes buenos antecedentes en el manejo de cuenta.

Es igual de importante la relación personal que puedas llevar con la institución de crédito, pues te puede abrir o cerrar la puerta.

 

Agua y aceite

Un préstamo personal y las finanzas de tu empresa deben ser como el agua y aceite: siempre separados.

Un buen manejo de los préstamos es clave para no afectar el patrimonio. Por ello se recomienda; primero, que seas disciplinado y; segundo, que preveas con anticipación el crecimiento de tu negocio.

Analiza detenidamente cuál es tu necesidad y su urgencia para que recurras a la forma de préstamo más adecuada y conveniente para la salud de tu empresa

 

 

 

Fuente: blog.bancobase.com

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El préstamo de capital de trabajo que necesitás.¡SOLICITÁ YA!