Cuando empiezas en el mundo del comercio electrónico ves a tu tienda online como una oportunidad que te inyecta esperanza e ilusión. Cualquier persona, que inicia un proyecto online, está convencida que muy pronto va a estar gestionando un negocio rentable y que su vida y la de su entorno mejorará, tanto en lo económico como en la conciliación con sus quehaceres diarios.

Sin embargo, es muy común pensar que una tienda online vende sola, que sin hacer nada más, por el posicionamiento y las características de tu tienda online, llegarán clientes y comprarán productos. Lamentablemente, es una de las grandes mentiras del mundo de Internet.

Crear una tienda online está al alcance de cualquiera, pero vender requiere esfuerzo, inversión, constancia y cariño.

Crear una tienda online está al alcance de cualquiera, pero vender requiere esfuerzo, inversión, constancia y cariño. Según datos globales del comercio electrónico 7 de cada 10 tiendas online cierran antes de un año porque se sienten desilusionadas. Consideramos a éste grupo como “el cementerio de tiendas online”.

Dentro de éste grupo, reunimos a 3 tipos de personas:

  1. Quienes gastan miles de dólares en la creación y desarrollo de la página y no tienen dinero para invertir en publicidad. Piensan que con todo lo que han invertido ya deberían salir las ventas y es un error muy grave. En una tienda online es obligatorio tener un presupuesto para marketing online si quieres vender.
  2. Venden menos de lo que esperaban y echan la culpa al proveedor de comercio electrónico, transportistas y todo lo que se mueve porque están convencidos que una tienda online tiene que ir mejor de lo que le va a él. Ven que el trabajo que han realizado ha sido mucho y que no está dando todos los frutos que esperaban. Hay algunas tiendas online que reaccionan y cambian el chip; y otras que tiran la toalla, porque se convencen de que no tienen tiempo o no vale la pena esforzarse.
  3. Finalmente, está el grupo de personas perdidas. No saben exactamente qué hacer, porque se encuentran abrumadas por el exceso de información o se bloquean ante el reto de tener que realizar determinadas tareas que pueden atraer ventas al negocio. Uno de los errores de este grupo es que hay muchas personas que no piden ayuda. Es necesario pedir ayuda si se necesita, porque una hoja de ruta nos puede llevar al destino que queremos.

En el mundo de Internet como en la vida te la juegas cada día y tienes que estar siempre alerta para mejorar y crecer. Si te acomodas y te desmotivas, tu caída estará a la vuelta de la esquina.

 

Si tienes una tienda online y no vendes todo lo que te gustaría, les dejamos 5 propuestas:

  1. Compra productos a buen precio y vende con un precio competitivo
  2. Haz publicidad y focaliza en productos con stock
  3. Trabaja cada día el contenido
  4. Reduce al máximo los costes de envío y devolución
  5. Paciencia y aprendizaje

Es sabido que las compras a través de Internet han supuesto una verdadera revolución en los hábitos de consumo de las personas. Cada vez se compra más en la red y parece que la expansión no tiene límites en el corto plazo. Abrir una tienda online supone crear un nuevo canal comercial donde puedes conseguir nuevos clientes y ventas. Y es que con un e-Commerce estamos en disposición de vender a cualquier persona. Está claro que cuando abres una tienda online piensas que vas a vender. Aunque no conozcas con mucho detalle cómo funciona el mundo de los negocios de Internet tienes la esperanza e ilusión de que tu proyecto funcione. Precisamente, tener esta esperanza e ilusión es imprescindible y hay que mentalizarse cada día que tiene que estar viva durante meses para que no te rindas porque vender en Internet no es tan sencillo como podemos pensar. No es sencillo pero es posible!

Fuente: www.palbin.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El préstamo de capital de trabajo que necesitás.¡SOLICITÁ YA!