Ante la complejidad de los negocios actuales y una coyuntura económica desafiante, las Pymes deben adoptar tecnologías que las ayuden a gestionarse.

Las Pymes se encuentran en este 2018 frente a una coyuntura volátil, que puede poner en riesgo la rentabilidad y, en algunos casos, hasta su capacidad para sostenerse en el mercado.

Entre las variables que están al alcance de la elección de las Pymes están la fijación de precios de venta, compra de maquinarias, capacitación del personal y la incorporación de software de gestión que le permita mejorar la rentabilidad del negocio.

Este último ítem tiene una ventaja y debería privilegiarse, porque la nueva tecnología impacta favorablemente en la optimización de todos los demás procesos de una empresa.

En este contexto, aparecen como ideales los sistemas ERP (Planeamiento de los Recursos Empresariales), que ofrecen grandes beneficios para agilizar la operatividad de cualquier negocio.

Un ERP es un software que automatizaintegra y controla los procesos de toda la empresa en un solo lugar. Además, obtiene y comparte la información en tiempo real, clave para la toma de decisiones. Por eso, con el uso de un sistema unificado de gestión la empresa reduce drásticamente sus costos de operación y aumenta sus oportunidades comerciales.

 

Precio e Implementación

Hoy en dí­a existen soluciones a medida –tanto en funcionalidades como en costos– para negocios de cualquier escala.

De hecho, el correcto asesoramiento es crucial para evitar que la empresa invierta en un sistema sobredimensionado y que no se corresponda con sus necesidades reales.

Desde Thomson Reuters detallan que, para la instalación y configuración de un sistema, sus profesionales trabajan en conjunto con los de la Pyme en cada etapa de la implementación.

Además, explican que la capacitación es fundamental para lograr un uso eficiente del ERP. Aquí tampoco hay complejidades innecesarias, porque se pueden definir distintos niveles de entrenamiento, según las necesidades específicas del personal.

 

Solidez de cara al futuro

La transformación digital es una realidad que las empresas no pueden ignorar, por el simple hecho que brinda ventajas competitivas esenciales en el mundo actual.

Incluso las compañías que ya utilizan una variedad de software (usualmente de diferentes proveedores y épocas) en sus distintas áreas, deben dar un paso más: el de unificar y comunicar las unidades de negocio para lograr una sinergia productiva.

Allí es donde el ERP, cuyo papel es el de incorporar toda la información en un solo sistema, juega un papel central.

En definitiva, el contexto económico demanda que las Pymes perfeccionen sus operaciones en pos de mejorar la competitividad. Y un sistema ERP, que ayuda a automatizar procesos, reducir costos de producción y tener control total de la empresa, puede ser un factor clave en lograr ese impulso transformador.

 

 

Fuente: www.iprofesional.com

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El préstamo de capital de trabajo que necesitás.¡SOLICITÁ YA!